¿Por qué es importante especializarse al salir de la universidad?

Quizás estés a punto de terminar la carrera, o ya la hayas terminado. Te estás planteando tu futuro laboral, pero te das cuenta de que las ofertas de trabajo más interesantes requieren experiencia y no todo el mundo te da una primera oportunidad.

En este post te mostraremos por qué es importante que te especialices al salir de la universidad, sea cual sea tu futuro profesional y el trabajo al que quieras aspirar.

Importancia de especializarse al salir de la universidad

Cualquiera que sea tu caso, te habrás dado cuenta de que algo muy importante es especializarse para entrar en el mundo laboral. Porque lo habitual suele ser que sabemos mucho de todo, pero todavía no hemos profundizado en ello. Si quieres distinguirte, no te vale de mucho ser un “Graduado en…”, ya que prácticamente el 100% de tus competidores tienen el mismo título.

Necesitamos asumir la responsabilidad de gestionar un proyecto, de tomar las riendas de nuestra propia vida y dejar simplemente de ser el “chico de los recados” o el “becario que pone los cafés”. Esto puede empezar si decidimos invertir en nosotros mismos, en nuestra propia marca personal, tomando de una vez por todas un camino que vayamos a seguir.

El camino de la especialización: cómo invertir en ti mismo

La mejor forma de especializarse se resume en unos pocos pasos:

1. Elige el tema que más te guste relacionado con tu sector.

2. Busca una necesidad en el mercado y que tú podrías suplir.

3. Crea un blog en el que muestres tus conocimientos, ideas y experiencias en la materia que más te gusta.

4. Abre tus redes sociales y empieza a trabajar a fondo, especialmente en tu Twitter y en LinkedIn.

5. Si lo necesitas, aprende todo lo que puedas sobre marketing digital. Cualquiera que sea tu profesión, hoy día todo el mundo debe saber marketing. Y si esa es tu área de especialización, puedes hacer un master en marketing digital.

6. Contacta con las empresas de tu sector que tengan alguna necesidad o deficiencia que tú puedas suplir. No te limites a enviar un currículo, propón una solución a un problema y concierta una reunión.

Conclusión

Una vez que consigas que las empresas perciban tu valor, ten por seguro que empezarán a tener en cuenta tus propuestas. En primer lugar, porque les estás proponiendo soluciones. No eres simplemente “alguien que está buscando trabajo”, no estás presentándote ante ellos como una “carga”, sino como alguien que realmente les va a ayudar a vender.

En este sentido, piensa que el currículo hace tiempo que está pasado de moda. Que la mejor carta de presentación que puedes hacer, independientemente de las fórmulas sociales, sigue siendo la misma. Mostrar lo que eres capaz de hacer y aprender a vendérselo a una empresa.

Tanto si trabajas por cuenta ajena, como si te haces autónomo, la especialización en resolver un problema concreto es lo que te va a ayudar a encontrar tu lugar en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *