centralita virtual

Las centralitas virtuales se convierten en la nueva solución para mejorar la comunicación en empresas

Se acabó tener que instalar complicados aparatos, las nuevas centralitas te llevan a la nube.

En una empresa, existen una serie de factores importantes; pero hay uno que destaca especialmente por la simpleza y, a la vez, la necesidad que supone. Hablamos de un proceso tan simple como es la comunicación. Esta debe ser totalmente fácil y fluida tanto a nivel interno como a nivel externo, para garantizar una buena atención de cara al consumidor, pero también para garantizar un buen funcionamiento en el tejido que conforma al negocio.

centralita virtual

Cabe resaltar sobre todo lo que supone en el interior de una compañía. Es tremendamente importante que haya un proceso comunicativo constante y fluido entre todos los miembros de una empresa, ya que es la única forma de garantizar que la productividad no se vea afectada y pueda mantenerse al máximo nivel. Y es que algo tan sencillo como una llamada entre diferentes departamentos o el envío de mails es totalmente necesario si no se quiere dañar al ritmo de trabajo. A veces, incluso, se requiere de una coordinación total entre distintos trabajadores, y eso es algo impensable si no hay una buena comunicación.

Por eso, y por otras tantísimas razones, muchas empresas han acabado recurriendo al uso de centralitas. Estos sistemas, pensados para facilitar las llamadas y demás elementos relacionados con este ámbito tan importante, han evolucionado en los últimos años para dar forma al concepto de Centralita Virtual, una fórmula que está suponiendo toda una revolución por la simpleza de su instalación y el potencial de posibilidades que brinda a las empresas.

Las compañías que necesitan tener la opción de contar con extensiones para cada departamento o incluso para cada trabajador, que requieren de la posibilidad de hacer llamadas simultáneas o cualquier otra tarea del estilo, han tenido que subirse obligatoriamente al carro de la centralita para no tener problemas. Y es que este sistema se ha convertido en una herramienta indispensable a día de hoy, como también lo ha hecho esa novedosa variante mucho más ligera pero igualmente capaz.

¿Para qué sirve una centralita virtual?

La función principal de las centralitas virtuales como las que ofrece Neotel, uno de los mayores referentes del sector en el ámbito nacional, es la de gestionar y controlar todos los servicios telefónicos de una compañía con el fin de mejorarlos y hacer que esta pueda ofrecer una atención casi perfecta a los consumidores o a cualquier colaborador externo que necesite contactar.

Para conseguirlo, ofrece una serie de propuestas bastante básicas, como son la atención de distintas llamadas de forma simultánea, dejar que cada trabajador cuente con una línea propia para poder gestionar todas las llamadas entrantes y salientes que requiera o, incluso, la transferencia de llamadas entre diferentes líneas o extensiones. En realidad, y como se puede ver fácilmente, son todos los mecanismos típicos de cualquier sistema de atención y comunicación.

Aunque estas son las funciones más esenciales, una centralita virtual puede incluir muchas más bondades con las que ayudar en todas las comunicaciones de una empresa. Por ejemplo, se puede contar con un sistema de rellamadas automatizado, un gestor de correo propio, el trabajo con fax virtual o incluso CRM entre otras tantas funcionalidades que terminan de alimentar el conjunto de posibilidades de este sistema.

Internet, el nuevo aliado

Las tecnologías han sufrido un cambio radical que no deja de ser constante y, entre todas las novedades que han ido apareciendo, internet se coloca como una de las más importantes e influyentes de toda la historia. Gracias a este, y volviendo al tema que nos ocupa, muchas empresas han visto la posibilidad de cambiar la estructura de las centralitas para aprovechar el sistema VOIP.

De esta forma, la instalación de una centralita ha pasado de ser un engorro a ser un proceso en el que lo único necesario en una empresa es contar con una conexión a la red de redes. Todo queda en la nube gracias a las centralitas virtuales, dejando las instalaciones tan solo a la empresa que ofrece el servicio. Así, sus clientes disfrutan de todas las funciones de estos sistemas tan tradicionales sin necesidad de introducir nuevos equipos en sus edificios.

En resumidas cuentas, todo el procedimiento de antaño ha quedado reducido a una contratación y, como máximo, la instalación de un paquete de software en los equipos informáticos de una empresa que se encargue de suministrar los servicios. El resto es tan solo conectarse y comenzar a sacar partido de lo que se ofrece.

Son muchos años los que las centralitas llevan funcionando dentro de las compañías, y no parece que sea un sistema del que nos vayamos a despedir en el corto ni el medio plazo. Puede que todo evolucione y que las tecnologías cada vez nos faciliten más las cosas, pero la comunicación siempre será indispensable y esto, a su vez, mantendrá a estas como algo necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *